Filtrar
Reiniciar
Ordenar porPertinencia
vegetarianvegetarian
Reiniciar
  • Ingredientes
  • Dietas
  • Alergias
  • Nutrición
  • Técnicas
  • Cocinas
  • Hora
Sin


¡Cómo asar verduras para retener nutrientes

Platos cocinados

  1. Asar verduras es una forma saludable de servirlas porque no requiere grandes cantidades de aceite o mantequilla para hacerlo. Sin embargo, cocinar verduras a temperaturas muy altas puede ocasionar la pérdida de nutrientes, pero hacerlo de la manera correcta conserva la nutrición de las verduras sin sacrificar el sabor. Según Fit Day, almacenar vegetales en el refrigerador hasta que estén listos para cocinarlos debería ayudar a retener los nutrientes. Las verduras son una buena fuente de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes, por lo que deberían formar parte de una dieta sana y equilibrada. Asarlos a menudo resalta la dulzura, haciéndolos más sabrosos para las personas que realmente no se preocupan por las verduras

  1. Precaliente el horno a 400 grados F. Puede subir hasta 500 grados, pero cuanto más alta sea la temperatura, más rápido las verduras comenzarán a perder sus nutrientes.

Paso 2

  1. Corte las verduras en trozos. Las verduras que se asan bien incluyen papas, pimientos, cebollas, espárragos, remolacha, brócoli, coles de Bruselas, coliflor, calabaza y zanahorias. Agrupe las verduras que tengan una dureza similar porque, de lo contrario, una verdura puede tostarse por completo mientras que otras todavía se están cocinando. Por ejemplo, las cebollas y los pimientos se cocinan a punto de cocción al mismo ritmo.

Paso 3

  1. Cubra las verduras. Rocíe una bandeja para hornear galletas con aceite en aerosol. Coloque las verduras cortadas en un tazón y rocíe con aceite de cocina. Revuelva las verduras para asegurarse de que estén cubiertas uniformemente con el aceite y viértalas en la bandeja de cocción. Rocíe ligeramente la parte superior con aceite en aerosol. El aerosol contiene menos calorías que el aceite, lo que le permite obtener verduras doradas y crujientes sin una gran cantidad de calorías y grasas añadidas

  1. Sazone las verduras. Esto puede ser tan simple como rociarlos con sal y pimienta. O puede usar hierbas como el romero o el tomillo para crear nuevos sabores. El ajo y la sal de condimento también agregan sabor. El jugo de limón o la ralladura de naranja le da a las verduras un sabor refrescante, mientras que el chile en polvo o la pimienta de cayena agregan un poco de calor. Experimente con sabores hasta que encuentre uno que le guste.

  1. Asa los vegetales durante aproximadamente media hora. Cocinar en exceso los vegetales da como resultado la pérdida de nutrientes, así que asegúrese de sacarlos del horno tan pronto como estén terminados. Deben ser firmes, pero lo suficientemente suaves como para que ya no estén crudos y puedan masticarse fácilmente. Algunas verduras pueden tardar un poco más o menos en cocinarse, así que obsérvelas cuidadosamente. Use una espátula para girar las verduras a la mitad de la cocción para lograr un grado uniforme de cocción.

Paso 5

  1. Hoja de cocina

  2. Aceite de cocina

  3. Spray de cocina

Paso 5

  1. Envuelva las verduras engrasadas en papel aluminio y cocine en la barbacoa con un sabor diferente.



Donate - BNB: bnb16ghhqcjctncdczjpawnl36jduaddx5l4eysm5c